Tatiana hacía tiempo que me contrató porque le apetecía mucho hacerse una sesión fotográfica de familia, con su hija Luna. Para fotografiar a niños siempre se tiene que contar con más tiempo de lo usual, ya que me adapto a sus tiempos, a su personalidad (a veces son muy tímidos), y siempre trato que se sientan cómodos conmigo y mi cámara. Aunque al final, entre juegos y cosquillas, todos nos acabamos divirtiendo muchísmo!!

Muchas gracias Tatiana por tu confianza y por tu amistad, ha sido un regalo del universo encontrarte!

Un abrazo!

brenda@brendaabril.com

 

Comentarios